a7x

The stars in the night, they lend me their light to bring me closer to heaven with you.

A7X

lunes, 23 de enero de 2012

Pandemonium

>
Pandemonium
(segunda parte de la saga Delirium)
Lauren Oliver
SM
379



No sé ni cómo empezar esta reseña. Acabo de terminar el libro hace unos minutos y no he parado de llorar hasta ahora. Ya sé de sobra qué nota ponerle, lo sé de sobra desde la página 100 aproximadamente. ¿Por qué estoy tan segura? Porque para empezar, es un libro de Lauren Oliver. Y para terminar: por esa protagonista tan luchadora que ha ido construyendo poco a poco.
Lo cierto es que al principio cogí el libro y no llegaba a gustarme del todo. Todavía tenía reciente el final de Delirium, y de aquello ya hacía más de medio año. Pero es que es cierto que ese final es imborrable, que mi cabeza aún no lo asimilaba, que mantenía la esperanza y que página a página que iba pasando, se esfumaba y se deshacía entre las letras. Pero poco a poco, al ritmo, siempre ágil, siempre lleno de sorpresas, siempre con esa prosa tan única de Lauren, hacía que me enganchase más y más. Digamos que me leí las primeras 200 hojas en media tarde y solo el saber que tenía otras cosas personales que hacer, es lo que hizo que parara y descansara hasta el día siguiente.
Supongo que todos los que leáis esto y hayáis leído una novela de Lauren, entenderéis a la perfección por qué he dicho que su prosa es única. Veamos un claro ejemplo:

Hacia el sur las nubes se abren como la lana. Se desenredan lentamente, mostrando fragmentos de cielo azul desnudo.

Por un momento nos miramos a los ojos, y entonces me recorre una pequeña sacudida. Sus ojos han cambiado: ahora las aguas transparentes se han extendido y se han hecho más profundas, se han convertido en un océano de colores cambiantes, verdes, dorados y púrpuras.

Y eso solo para describir unas nubes y una mirada.
La forma de Lauren, de hacer metáforas y comparaciones con continuidad, de hacernos quedarnos con una sensación extraña, como de un sabor dulce en la punta de la lengua, de hacernos releer lo escrito, como si estuviéramos leyendo poesía sin estar haciéndolo. Esa forma de meternos tan dentro de la historia, que sin tener que cerrar los ojos, solo mirando las letras que hay sobre el papel, podamos imaginar lo que nos describe, las sensaciones que siente su protagonista, hasta el punto de olvidarte por completo de tu alrededor, de los movimientos involuntarios que estés haciendo sin darte cuenta mientras lees, de esos momentos en los que de repente te das cuenta de que estás leyendo letras negras sobre un fondo blanco y por un momento pierdes el hilo de todo, como si te acabases de despertar de un sueño. ¿Sabéis a lo que me refiero?
Lauren consigue que vayas más allá de las páginas, más allá de las letras y más allá de lo que te cuenta: lo vives.
Y por eso es por lo que creo que me afectan siempre tanto los finales de sus novelas que llevo leídas. 
Es una sensación muy extraña y a la vez bonita. Quiero decir, te sientes bien cuando hay que sentirse bien, sientes pena cuando hay que sentir pena, sientes inquietud, nervios, miedo, cuando Lena lo siente. Te ves allí mismo. Te ves sentada frente a la directora del instituto, te pica la falda, tú también observas el despacho. Tú eres Lena. Te ves encerrada junto a Julián. Te ves tendiéndole la mano. Sientes el calor.
No, os lo digo de verdad, pocos escritores consiguen esto. Por eso mismo adoro tanto a Lauren. La verdad es que la historia en sí no sería muy impactante si no fuera gracias a su prosa, tan cuidada y delicada. 

No lo digas aún siento que podría llorar. Hay tanta fragilidad en besar, en las otras personas... Todo es cristal. No lo estropees.

No quiero contaros mucho sobre la historia en sí porque principalmente, es una reseña SIN spoilers de ninguno de los dos libros, pero he de deciros que Julián es, en serio, un amor de chico, al igual que Álex. Y que Lena es muy distinta a la Lena de Delirium. Ha dado un gran cambio y se ha convertido en una protagonista luchadora, fuerte y valiente, que no llorona, torpe y quejica, como muchas otras. Tiene una gran evolución, y si hay algo que adoro en los libros, es eso. Ver cómo un personaje, a raíz de todo lo que va sucediéndole a su alrededor, va cambiando, adaptándose y volviéndose fuerte. 
Raven también es un personaje que me ha gustado bastante, es el punto de apoyo, la cabeza fría y la que mantiene los pies en la tierra. Es la guía, el faro del grupo. Tack, otro personaje que seguramente será más explotado en el siguiente libro (o eso espero yo) que también me ha gustado puesto que intenta ser los más frío que puede, pero en el fondo tiene un corazón muy grande. Y Hunter, que presiento que si sale más en el siguiente, acabaré por cogerle mucho cariño.
La agilidad del libro es diversa, al principio puedes sentir que no te llegas a enganchar del todo, que te da igual si lo lees otro día, pero conforme vas avanzando, tus ganas de seguir y seguir sin parar, se vuelven enormes. Y acabas por olvidarte incluso de la hora. Yo he cogido el libro a las cinco y he pensado en "¿Qué hora es?" a las ocho de la tarde. Ni me he dado cuenta de que poco a poco la luz en mi ventana ha desaparecido.
Pandemonium supera con creces a Delirium. Si en el primero teníamos una bonita historia de amor que luchaba por evitar todos los obstáculos, en esta encontramos una lucha por la supervivencia y por conseguir escapar, mezclada con momentos llenos de ternura y gestos amables, sencillos, pero que te dejan con ese sabor de boca tan dulce.

Sobre todo, hay mucha más acción. Me he fijado que mientras estaba leyendo, en momentos tensos y de nerviosismo, de inquietud, yo no paraba de mover los pies. A veces me llevaba la mano a la cabeza y la dejaba allí un rato sin darme apenas cuenta de ello. 
La única pega que el pondría al libro es lo predecible que es todo. Hay cosas que me han sorprendido, pero otras ya me las olía a distancia. Aún así, no pierde el misterio y la intriga y quieres acabártelo cuanto antes para saber qué ocurre con todo al final.

         

Restando la pega de que es predecible, aún así ni si quiera le baja demasiado al nota. Para mi, creo que de las mejores lecturas que tendré este año -bueno, claramente se veía venir porque amaba Delirium desde hace tiempo, pero bah xDDDD-.


"Pero cuando estoy corriendo hay siempre una fracción de segundo en que el dolor me parte por la mitad, casi no puedo respirar y todo lo que veo es una mancha de color, y en esa décima de segundo, justo cuando el dolor alcanza su punto culminante y se hace imposible, noto cómo me atraviesa algo blanco, entonces veo algo a mi izquierda, un parpadeo de color, y entonces sé también que si volviera la cabeza, él estaría ahí, riendo, mirándome, con los brazos abiertos hacia mi."

"Vive libre o muere.
Cuatro palabras. Quince letras. Crestas, bultos, volutas bajo las yemas de mis dedos. 
Otro dicho. Nos aferramos a él, y nuestra fe lo vuelve verdad."

"-Tienes el pelo muy bonito.
Siento como si me aplastaran el pecho. El cuarto parece más caluroso que nunca.
-¿Puedo? -pregunta en voz tan baja que casi no le oigo, y asiento con la cabeza porque no puedo hablar. También es como si me aplastaran la garganta.
Suave, tiernamente, baja la mano esos pocos centímetros. Durante un momento la deja ahí, y de nuevo oigo que exhala rápidamente, como una especie de liberación. Se me quema el cuerpo paralizado, silencioso, caliente: una estrella que explota, un estallido mudo. Luego me pasa los dedos por el pelo y yo me relajo y se me alivia la tensión, y respiro y me siento viva porque todo va bien, todo va a salir bien. 
Julián continúa deslizando la mano por mi cabello, retorciéndolo entre sus dedos, rizándolo en torno a su muñeca, y esta vez, cuando cierro los ojos y veo el brillante río plateado, entro directamente en el agua y dejo que me arrastre."


"Una vez leí algo sobre una especie de hongo que crece en los árboles. El hongo empieza a invadir los sistemas que transporan el agua y los nutrientes desde las raíces hasta las ramas. Los va inutilizando  uno por uno y los va desplazando. Pronto, el hongo, y solo él, transporta agua, los elementos químicos y todo lo que el árbol necesita para sobrevivir. Así va descomponiéndose lentamente desde dentro, haciendo que se pudra minuto a minuto.
Eso es lo que hace el odio. Te alimenta y al mismo tiempo te va pudriendo.
Es duro, profundo y afilado, un sistema que bloquea. Es completo y lo abarca todo."


"Pero esto es diferente, Julián permanece en una quietud perfecta y, a la pálida luz gris, parece brillar un poco, como una estatua tallada en una roca blanca.
Es bello."


"El odio es una cuerda que se tensa entorno a mi garganta."



sábado, 31 de diciembre de 2011

Imm Navideño + Tomas falsas + Especial Parodia

>
Y para despedir el año, ¿qué os parece un IMM Navideño en el que os nombraré algunos de los libros que leí este año?. La idea, es en parte, cogida de EsmeButterfly aunque lo he retocado bastante. Sí, lo hice a las 12 de la noche y como siempre: todo improvisado. Mis fallos y demás, lo podréis ver en las tomas falsas, ¡cómo no!
Esta vez me he extendido más de lo normal a causa de que además de ser un IMM normal y corriente, haré primero el repaso de libros que leí y series. Y luego el especial, que supongo que algunos ya habréis visto cuando Skila hizo la entrada, de unas amigas mías parodiándonos a Skila y a mí en nuestros IMM's.

¡Espero que disfrutéis este último día del año!










¡Y feliz año 2012!

jueves, 29 de diciembre de 2011

¡Concurso Navideño!

>

Tenemos concursito a manos de Steph, y no contamos con un solo ganador, no: con 2 y además INTERNACIONAL.
¿A qué esperáis? El tiempo se agota... ¡Clickea en la imagen y conoce las bases!